uclés

Uclés es un pequeño municipio de apenas 200 habitantes de la provincia de Cuenca cuyo origen se remonta a la prehistoria y en el que han quedado huellas de un pasado romano, visigodo, árabe y cristiano.

La primera impresión de Uclés es la que contemplamos desde el cerro del Portillo, donde podemos admirar enfrente el altozano monumental, con una serie de edificaciones que permiten revivir la historia. A la izquierda, en el norte, el Monasterio coronando el conjunto, al que siguen las torres del Pontido y el Palomar, unidas por un puente y un lienzo de muralla y al sur, la torre Albarrana.

A los pies del conjunto está la muralla, que sigue un trazado en diente de sierra, y debajo de ésta, la huerta cercada con una tapia y atravesada por el río Bedija, en cuya orilla aún queda un molino. Al norte se ven edificaciones de la localidad que se extiende por la ladera este del monasterio.

La riqueza histórica, la tranquilidad de su entorno natural y la acogida de sus gentes, hacen que Uclés tenga un encanto muy especial, e incitan al viajero a recorrer sus calles, disfrutar de su gastronomía y alojarse en los establecimientos locales, teniendo como colofón la visita al monasterio.

Puedes informarte de más sobre Uclés aquí:

esucles.es

monasterio de uclés

El Monasterio de Uclés, sede histórica de la Orden de Santiago, se asienta sobre el cerro a cuyos pies se encuentra el pueblo.

Este lugar fue primitivamente un castro celtibérico, después una alcazaba árabe y tras la Reconquista se convirtió en la sede caput ordinis de la Orden de Santiago. La obra del actual convento comenzó el 7 de Mayo de 1529, reinando Carlos V.

El edificio es de planta cuadrada con un patio central y muestra tres estilos arquitectónicos distintos: plateresco, herreriano y churrigueresco. La fachada de levante, donde se encuentran el refectorio o “Sala Grande” y la sacristía, es un exponente del estilo plateresco conquense. El ala norte, que corresponde a la iglesia, es de estilo herreriano, al igual que la oeste.

El claustro construido en el siglo XVIII, es de grandes proporciones y de estilo barroco. La fachada orientada al sur es una obra del siglo XVIII, atribuida a Pedro de Ribera, según consta en una inscripción y se finaliza en el año 1735.

El monasterio y los restos de la fortaleza fueron declarados Monumento Nacional el 3 de junio de 1931. En 2003 se amplió la protección a su entorno y fue declarado BIC. Desde marzo de 2019 el edificio tiene gestión privada. Gracias a la iniciativa de la Fundación Fernando Núñez, se ha puesto en marcha un proyecto de revitalización y difusión de los valores históricos y culturales del Monasterio y la villa de Uclés. El edificio se ha convertido en un laboratorio cultural, sede de LaLAB, que realiza exposiciones, espectáculos, conferencias y eventos gastronómicos.

Lux in Tenebris es un proyecto creado y producido por el laboratorio creativo de innovación cultural LaLAB.